Carta del Patronato

Posted on: enero 18, 2018 Posted by: DacilBorges Comments: 0

Carta del Patronato

No es sencillo hablar de transformación digital en el Tercer sector, un sector que tradicionalmente está enfocado en la atención y bienestar de las personas y en el medio que rodea a la raza humana y la especie animal.
Casi parece que pierde carácter humano si hablamos de implementar tecnologías a la actividad humanitaria. Sin embargo, las personas y el mundo al que protegemos y ayudamos ha cambiado, la aparición de nuevas necesidades y retos que derivan en escenarios socio-demográficos y económicos cambiantes (la digitalización financiera, la globalización, el envejecimiento de la población, crisis debidas a guerras, nuevas enfermedades, contaminación, etc.) llevan a la forma de acción social a la necesidad de adaptarse a este nuevo entorno y adaptar, no solo la forma, sino el formato a través del cual se comunica y retroalimenta con el mismo.

Gracias a la digitalización las entidades tienen acceso a una información mejor gestionada, más actualizada y más transparente, que les permite tomar decisiones e implementar nuevos proyectos de forma rápida, sin perder eficacia y e ciencia, o incluso mejorándola.

Ejemplos de esta transformación y que impulsan este cambio, se pueden ver ya en las medidas tomadas por las administraciones que regulan las ENL, presentación de cuentas, confección de planes anuales, etc que han de hacerse desde hace más de un año, de forma obligatoria, a través de servicios digitales, sin embargo ¿existe suficiente formación en el sector social sobre digitalización? y más importante aún, ¿está asegurado el acceso a las tecnologías para todos los proyectos sin ánimo de lucro o por el contrario, estamos destinando a entidades de menor tamaño a su desaparición?

La correcta formación sobre las posibilidades que la tecnología, el marketing y la comunicación digitales pueden ofrecerles es indispensable para su adaptación, sin embargo, tal y como se puede ver reflejado en el estudio de 2016 sobre PYMOS, realizado por la Fundación Tomillo, dentro de la oferta formativa más relevante de nuestro país, la estrategia tecnológica, se refleja como la única materia de conocimiento y herramienta clave de dirección, en la que no se forma en ninguno de los cursos. (Tabla 2.1. Materiales más presentes en los cursos analizados.)

Uno de los mayores enemigos de las ENL es la incapacidad de medir y comunicar un trabajo que a priori es intangible, sin embargo con una estrategia tecnológica y de comunicación correcta ambos problemas pueden, no solo dejar de ser un condicionante negativo, sino una ventaja que les permita crecer en reputación, la cual afecta en todos los demás aspectos a la entidad.

Hemos disfrutado mucho de ver los primeros pasos de esta transformación durante el 2017, y esperamos poder compartir con vosotros los éxitos de 2018.

Un afectuoso saludo,

Dácil Borges, Nacho Tripero y Jose Gómez.

Leave a Reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *