Hagámoslo mejor esta vez por Álex Casas

Posted on: enero 31, 2018 Posted by: DacilBorges Comments: 0

Hagámoslo mejor esta vez por Álex Casas

Pocas tecnologías han despertado tanto interés y generado tanto ruido como Blockchain, y lo que queda…

No es para menos, la posibilidad tecnológica de la descentralización de la confianza abre un campo infinito de posibilidades que las generaciones futuras seguirán desarrollando. El camino es imparable y ya ha comenzado.

Nuestras relaciones como humanos se basan en la confianza, y ahora la tecnología nos ofrece una nueva manera de establecerla, desplazando a las tradicionales entidades centrales de confianza, desde bancos, hasta gobiernos, pasando por aseguradoras o multinacionales de todo tipo. Y esto no es un típico discurso anarcohippyantisistema, es el propio mercado quien desplazará la forma de establecer confianza entendida como la prestación de un servicio, igual que ha “disroto” (estoy un poco cansado ya de la disrupción, y esto es disromper) otras actividades. Hoy la tecnología es mucho más eficiente, barata, rápida y confiable en la prestación de servicios de establecimiento de confianza (para transacciones económicas, registro de propiedades, de actividades, y de todo lo que requiera confianza para funcionar, o sea todo…) que las entidades que tradicionalmente nos venían prestando estos servicios. El propio mercado se revuelve.

¿Significa esto, entre otras muchas cosas, que todo negocio de intermediación (de alguna manera comercian con la confianza) está amenazado de muerte? SÍ 

Parece lógico pensar entonces que dentro del orden económico establecido, sea el que sea, existe una ingente cantidad de recursos dedicada a la intermediación que va a cambiar de manos, irremediablemente. Por no hablar de la pantagruélica cantidad de recuperación de “escapes” de recursos provenientes de la corrupción y el fraude. 

El Efecto Venturi $.0

Aislando efectos de crecimiento del PIB mundial, tomando el de mañana mismo, al circuito del dinero, tan bien aprendido y engrasado,probado y evolucionado a lo largo de muchos años (como la Enciclopedia Británica) le va a cambiar el trazado radicalmente, cambian las direcciones, y las normas de tráfico, y en una especie de suerte de Efecto Venturi socio-tecnológico, la riqueza recircula. Ojo, concepto muy distinto a la redistribución de la riqueza y cuya diferencia bien merece otro post.

Os preguntaréis por la tontería del Efecto Venturi, pues os lo voy a explicar… cuando iba en coche de pequeño , mi padre abría la ventanilla, y yo le preguntaba por el ruido y corriente al revolucionarse el aire, él me explicaba que se trataba del Efecto Venturi. Pues bien, el aire es la riqueza mundial, y Blockchain ha abierto la ventanilla.

Creo que existe una enorme oportunidad en la recirculación de esa riqueza, en forma de bienestar para la Humanidad y la Tierra, necesidad acuciante de nuestro sistema para nuestra supervivencia. 

Ya lo creo, esto también requiere otro post. O resucitar la Enciclopedia Británica

Si estamos construyendo un nuevo sistema de transaccionar y relacionarnos económica y civilmente, respaldados por una tecnología de suma potencia, ¿seremos capaces de aprender de errores del pasado? ¿Seremos capaces de ponernos de acuerdo en que consistieron esos errores?.

Estamos ante un momento histórico en el que se redefine la base de nuestro comportamiento y relaciones sociales, políticas, y económicas. 

Hagámoslo mejor esta vez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: